Breves

De la gripe porcina a la nueva gripe: información y prevención

Viernes 1ro de mayo de 2009

En una semana una desconocida gripe porcina [1] ha llegado a las primeras de la prensa y la televisión de todo el mundo. Una ola de inquietud nos ha invadido y desde los estamentos sanitarios se han podido percibir temblores de un cierto nerviosismo. Yo, como psicólogo, no tengo gran cosa que decir desde el punto de vista sanitario. Sin embargo como ciudadano de a pié he tenido que enfrentarme igual que cualquiera a este riesgo de pandemia, que, según los expertos que asesoran a la la Unión Europea, más que un riesgo es una seguridad. Y como psicólogo puedo añadir que afrontar una situación que produce angustia es la mejor manera de transformar esa angustia en una acción consciente que sea a su vez creadora de serenidad.

Loa responsables sanitarios comunitarios afirmaron ayer que no hay razón para el pánico. La comisaria Vassiliou subrayó que el virus no tiene por qué ser mortal y que la mayoría de los afectados lo serán levemente. "Hasta ahora, los afectados lo han sido suavemente y responden a los tratamientos", indicó.

Afrontar algo como lo que nos ocupa es, en primer lugar, mantenerse informado y en segundo lugar mantenerse en contacto con las emociones que tal información produce en nosotros. Y, como consecuencia de todo ello, ir introduciendo los cambios en nuestra forma de actuar y de vivir que se vayan manifestando como adecuados a la evolución de la situación.

A mí, personalmente, me ha resultado interesante descubrir algo sobre la transmisión de las enfermedades virales. La permanencia del virus de la gripe en la atmósfera es de algunos segundos, pero donde se hace fuerte es sobre los objetos, permaneciendo en ellos durante 24 e incluso 48 horas. Si esos objetos se tocan y después se llevan las manoa a la boca a la nariz o a los ojos, puede haber contagio. Lo importante entonces es la higiene de las manos, lavándolas tan frecuentemente como sea necesario según sea nuestro nivel de contacto con los demás y no tanto el uso de mascarillas.

Enlaces interesantes sobre este asunto:
- Informaciones en el diario El País
- Mapa de afectados actualizado en Google Maps

Notas

[1] Las instituciones europeas han acabado por cambiar el nombre a nueva gripe, con el fin de preservar el sector porcino.