Iniciamos el vuelo

Miércoles 18 de febrero de 2009, por Alyon

Iniciamos el vuelo. La gaviota se eleva sobre el viento y con el viento. La ilusión nos embarga por el proyecto que acaba de nacer. ¿Encontraremos el tiempo y la inspiración necesarios para su desarrollo? Creemos que sí ...


Juan Salvador Gaviota
Neil Diamond.

Esta revista, épsique, nace realmente desde la nada. Tan sólo es una ilusión, una aspiración, una ambición. Mía naturalmente. [1]

El plural que utilizo no se si es mayestático, como el del papa al pronunciarse ex-cátedra. Me refiero al plural de “iniciamos el vuelo” y la “ilusión nos embarga”. Sin embargo, mayestático o no, mi ilusión, mi aspiración, mi ambición, no es sólo mía. O, al menos, no es sólo para mí. Así me gusta pensarlo.

Toda mi vida me ha atraído ser cruce de caminos. Punto donde se entrecruzan las estelas. Me he sentido feliz poniendo en contacto a seres dispares, acercando proyectos, o conectando a personas hacia proyectos ajenos para los que podían ser de ayuda y ayudados al tiempo.

De ahí, supongo, el plural que utilizo. Pudiera ser que acabaran escribiendo aquí personas que todavía no nacieron para épsique, ya que épsique, hoy por hoy, no es sino unas letras que van surgiendo en la pantalla mientras unos dedos, los míos, teclean con agilidad sobre el blanco teclado que utilizo. Que esos dedos sólo sean míos no me impide pensar ni escribir de nuevo en plural:

iniciamos el vuelo.

Antes de visionar este vídeo cierra previamente el sonido de la canción.

Notas

[1] Al diseñar esta sección apareció de manera totalmente involuntaria la imagen de la gaviota y de ahí a la cita de Juan Salvador Gaviota sólo hubo un paso. Leí ese libro al principio de los años 70. Después vi la película con música de Neil Diamond, disco que no tardé en comprar. Todo, libro, película y música dejaron honda huella en mí. Hoy todo aparece de nuevo en otro aprendizaje de vuelo.


Coméntalo RSS Comentarios Trackback URI



Hay 3 comentarios:

Comentar este artículo